banner

Noticias

  • El Paralelo 38

    15 julio, 2017

    La línea de la tensión El paralelo 38° o Paralelo 38, es la línea que divide en dos partes a Corea. La historia nos remonta al fin ...

    Read More
  • ¡Hazme feliz! ¡Fóllame ya!

    13 julio, 2017

    El mal humor es una de las características comunes de alguien que no ha tenido sexo por un largo tiempo, son muchas las personas que andan por ...

    Read More

Brows more Blog post

More

Síguenos en Twitter

Modern Post By Tags

Brows more Blog post

More
Los sueños como salvavidas
  • Page Views 1215

Los sueños como salvavidas

No existe una persona en este planeta que no se haya preguntado, ¿qué debo hacer en mi vida? 

Invertimos un gran tiempo de nuestra existencia a preguntarnos por ella.

¿Por qué estamos aquí y cuál es mi granito de arena que debo aportar si es que debo?

Desde la niñez, donde nos sentimos el centro del universo planificamos un futuro lleno de sueños con grandes logros, inmensas experiencias como bombero, policía, astronauta, reconocido futbolista, modelo de pasarela o actor de Hollywood.

Según pasan los años vamos cerrando ese círculo y nos centramos en profesiones más a la mano y por desgracia a conformarnos a ser como la mayoría, que no digo que esté mal, pero si lo veo como una traición a tus aspiraciones y metas personales.

EL PROBLEMA

Entonces, ¿dónde está el problema? ¿por qué aspiramos y vemos como factible un futuro lleno de éxitos y posibilidades y con el paso del tiempo estas se desmoronan y perdemos toda ilusión por algo más allá de lo cotidianamente reconocido?

Unos dirán que como niños que fuimos, eramos ilusos y fantasiosos; otros comentaran que la sociedad y el entorno nos han modificado; unos cuantos alegarán la posibilidad que son ambas unidas sumando la presión de personas que jamás lo lograron y a modo de resentimiento cierran nuestras puertas.

Desde mi punto de vista existe una mezcla de todo eso. Puedo entender que siendo niños fantaseemos con mundos rosas donde somos unos super héroes, comprendo también que la sociedad fustigada por el fracaso se quiera reflejar en nosotros y hacernos uno más de su montón, lo entiendo perfectamente. Lo que no entra en mi cabeza es que NOSOTROS dejemos que toda esa mierda nos afecte hasta el punto de modificar tus pasiones, tus ambiciones y convertirte con el paso de los años en un robot autómata. Que permitamos que otros con sus limitaciones entierren nuestros sueños.

¿Y QUÉ HACEMOS?

Alejandro Jodorowsky dijo “Si no descubres la meta de tu vida, no podrás dirigir tus ideas, sentimientos, deseos y actos hacia una misma cosa.”

No pondré ni aprendizajes, ni cursos de autoayuda ni enlaces a otras páginas donde puedan encontrar la utópica solución, simplemente por el hecho de que ni yo la he encontrado aún, pero al menos me encuentro inmerso en la fantástica búsqueda.

Pero por el contrario dejaré a continuación y para acabar con la reflexión, un pequeño cuento de Alejandro Jodorowsky. En el se expresa con sencillez la importancia de luchar por tus sueños y lograr ser tu mismo.

“Un entrenador preparaba un guardaespaldas para que sirviera a un Presidente. Pronto estallaría una revuelta y se necesitaba un campeón. El mandatario preguntó: “¿Ya está listo mi guardaespaldas?”. El entrenador respondió: “¡Todavía no: es vanidoso y suficiente!” Pasado un tiempo el Presidente repitió su pregunta. El otro volvió a decir: “¡Todavía no: reacciona con agresividad ante cada sombra, ante cada ruido!” Dos semanas más tarde el gobernante preguntó de nuevo. Le contestaron: “¡Aún no: tiene una mirada colérica y un aire de triunfador!” Por fin, después de meses, el entrenador declaró: “¡Ya está listo! Cuando los enemigos lanzan sus gritos agresivos, eso no le impresiona. Mirándolo se creería ver a un hombre de mármol. Su fuerza interior es perfecta. ¡Nada de lo que piensa, siente o desea, se transparenta a su exterior, porque, en verdad, no piensa ni siente ni desea, es puro vacío!” … En el día fijado para la revuelta, nadie se atrevió a acercársele; por el contrario, daban un rodeo y se iban. No se disparó un tiro. Tampoco nadie recordó haber visto al guardaespaldas.”

 

Por Oliver Carballo

Fuente del texto: planosinfin.com

Imagen: Alexispixabay.com/

Share This Article

Relatos de una Venezolana

Next Story »

Evolucionadamente Salvajes

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En esta página web utilizamos cookies propias y de terceros que buscan optimizar el servicio. Si continúa navegando, está aceptando el uso de cookies. Para obtener más información vaya a nuestra política de cookies. Más información.